Avances 2018

Hemos sumado, desde nuestra labor a la Primera Infancia de manera definitiva y completa.
Creación del Plan “Super Simple” que busca disminuir en un 50% la carga administrativa que genera la institución a sostenedores, directores y profesores.
Actualizamos nuestros programas de fiscalización, transitandodesde un enfoque basado en sustento y hallazgos, a un nuevo Enfoque en Derechos y Libertades Fundamentales, el cual utiliza procedimientos acotados y criterios definidos.
La determinación de las muestras del Plan Anual de Fiscalización 2019, incorpora nuevos modelos predictivos (Machine Learning), que permiten fiscalizar de manera preventiva.
Abrimos la Plataforma de Rendición de Cuentas desde el primer día del año, entregando con ello más tiempo, poniendo a disposición de los sostenedores una herramienta útil para la gestión.
Estamos trabajando en un nuevo procedimiento de gestión de denuncias, integrando una etapa de verificación. Este fomenta la resolución interna de conflictos, y permite aunar las confianzas dentro de las comunidades educativas.
Mejoramos la forma y fondo con el que nos comunicamos. Además, la extensa normativa, la consolidamos en poco más de 800 obligaciones.
Publicamos 4 dictámenes que permiten avanzar en el objetivo de flexibilizar las subvenciones, en pos de una educación de calidad.
Estamos tomando medidas para guiar en la implementación de las nuevas leyes, tal como la Ley de Inclusión Escolar (LIE).

Mensaje del Superintendente

A poco más de un año de gestión, me es grato presentar la Cuenta Pública 2018. Han sido unos meses de muchos desafíos, dignos de la gran meta que tenemos todas las instituciones pertenecientes al Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación. ¿Cuál es? Aportar a la construcción de una formación integral para todos los niños, niñas y jóvenes del país.

Como Superintendencia de Educación estamos convencidos que desde nuestras funciones podemos y debemos contribuir con un objetivo tan necesario y urgente como el recién expuesto, resguardando derechos, promoviendo el cumplimiento de deberes y garantizando la igualdad de oportunidades.

En esta línea es que durante el año pasado comenzamos a trabajar en una serie de acciones que nos han permitido ir perfeccionándonos en nuestra labor fiscalizadora, la cual posee como ejes centrales el poner a los niños primero, tener el foco en la calidad, y respetar la autonomía de cada proyecto educativo.

Fue así como logramos fortalecer el rol de la Intendencia de Educación Parvularia, tras ejecutar el primer programa de fiscalización para el nivel; elaboramos un plan de desburocratización que nos ha permitido disminuir en un 50% la sobrecarga administrativa que generaba nuestra institución a sostenedores, directores y profesores; realizamos mejoras al proceso de Rendición de Cuentas, abriendo por primera vez la plataforma de manera anual; mejoramos nuestras comunicaciones en la forma y fondo, cumpliendo tanto con nuestro rol fiscalizados, como el de orientación y acompañamiento a las comunidades educativas; mejoramos nuestros procesos de fiscalización, incorporando nuevas metodologías (Machine Learning); y cambiamos el enfoque con el que veníamos trabajando, comprendiendo el valor que tiene el concepto y potencialidad de la “mejora continua” por sobre la aplicación de sanciones.

Si bien estas son solo algunas de las acciones que se detallan a continuación, es muy importante dejar claro que todo aquello que hemos desarrollado como Superintendencia de Educación, nace desde las diversas realidades que dan vida al Chile en el que vivimos. En este sentido es que sabemos que aún nos queda por hacer, pues no hay nada que no sea perfectible y en lo que no se pueda profundizar. Tenemos claro que aún hay temas por los que trabajar, y metas que alcanzar. Problemas como, por ejemplo, la convivencia escolar o la discriminación al interior de las comunidades educativas, materias de las que nos estamos ocupando, y de por las cuales debemos trabajar con mucha fuerza, pues tenemos la convicción de que son valores indispensables para el desarrollo integral que merecen todos los niños, niñas y jóvenes.

A continuación, se presenta la constatación de una institución que quiere avanzar; que está cumpliendo su función, y, sobre todo, que quiere aportar al gran desafío que todos tenemos de aportar a la construcción de una educación de calidad para todos los niños, niñas y jóvenes de nuestro país.

Sebastián Izquierdo Ramírez
Superintendente de Educación